Campus Pro Vinae

5´6 km      1h 40 min

Campus por Vinae

“Campus por Vinae” significa campos para la viña en latín y da nombre a Camprovín. Como su nombre indica en esta ruta recorreremos los viñedos de Camprovín, tempranillo, garnacha, viura o mozuelo son algunas de las variedades de vid que se cultivan.

En el camino encontraremos ejemplares de más de 100 años, pero también jóvenes viñedos.

El paisaje lo dibujan las tierras agrícolas, además de viñas, recorreremos cultivos de cereal y olivos, antiguas terrazas que se cultivaban en tiempos pasados marcan escalones en el terreno.

Las épocas más recomendables para caminar por estos lares son en otoño, cuando podremos disfrutar de una gama de colores rojos, amarillos, naranjas y verdes en las viñas, además de encontrar el fruto de la vid, la uva. También en primavera cuando casi todo es verde salvo el color de las flores, o el rojo de la tierra descubierta.

Flora y fauna

Además de los cultivos de viñas, cereales y olivos, también encontramos algún frutal, como cerezos o pistachos. También hay otras especies silvestres que crecen en los cultivos abandonados o en las lindes de los caminos, coscojas, tomillos, rosales silvestres, hinojos y una infinidad de gramíneas.

Entre toda esta diversidad habita una variada fauna. La más fácil de observar son las aves por la cantidad y diversidad, además de por su visibilidad y sonoridad. Entre ellas encontramos el llamativo picapinos, el ruidoso arrendajo, los zorzales, carboneros, herrerillos, pinzones o petirrojos, pero también azores y gavilanes.

Si caminamos con actitud observadora podremos encontrar rastros de mamíferos, huellas o excrementos. Entre ellos encontramos: ardillas, jabalíes, ciervos o corzos, también conejos, topillos, ratones, musarañas, zorros o erizos; si mantenemos el silencio incluso podremos verlos.

El pueblo de Camprovín

Los primeros pobladores en la Edad de Hierro fueron los berones, más adelante llegaron los romanos, de cuyo legado proviene el nombre de Camprovín, “campus pro vinae”, campo para viña. La primera mención documental es de 1.076, por la que se dona Camprovín al monasterio de San Millán, hasta que en el s. XVII Felipe IV le concede el privilegio de villa tras previo pago.

Cabe destacar la Iglesia de San Martín, la Ermita de Nuestra Señora del Tajo, la necrópolis medieval y la antigua fábrica de embutidos, de Camprovín son famosas sus viñas, en el pueblo encontramos pequeñas bodegas, son carácterísticos los calados bajo tierra donde se almacenaba el vino

Powered by Wikiloc
GDE Error: Unable to determine file type from URL