Necrópolis Medieval

En el mismo lugar que ocupa la ermita de Nuestra Señora de Tajo, excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en 2005 descubrieron 24 sepulturas de entre los siglos IX y XIII. Algunos de los enterramientos se encuentran por debajo del muro del altar del siglo XII, por lo tanto los enterramientos serán anteriores.

En las necrópolis medievales el ritual utilizado es la inhumación. El cuerpo se enterraba boca arriba con los brazos cruzados sobre el pecho o el abdomen. Todos los enterramientos presentan la misma orientación, los pies al este y la cabeza al oeste, de este modo el difunto mira hacia la salida del sol, símbolo de la resurrección.

Las Tumbas presentan dos variedades, sin cubierta y con cubierta de lajas, siendo las primeras las más antiguas datas de entre el siglo IX y XI, se trata de excavaciones en roca natural, algunas con forma antropomórfica. Los enterramientos de lajas son posteriores, fechándose en los siglos XII y XIII. En algunos casos se observa una superposición de enterramientos.

Las excavaciones fueron llevadas a cabo por Labrys Arqueología, también les corresponde la autoría de las imágenes.