Alfares romanos riojanos, centros de producción y comercialización.

← Volver al ecomuseo
Inicio|Saberes|Alfares romanos riojanos, centros de producción y comercialización.

En el libro Los Alfares Romanos Riojanos. Producción y Comercialización, se exponen los avances existentes en lo referente al estudio de los alfares, productores de la cerámica de Terra Sigillata Hispánica Tardía (TSHT) de la época bajo imperial en torno a los siglos I-II d.C.

Este estudio se centra en la península ibérica y especialmente en la zona riojana, donde se ha encontrado producción de Terra Sigillata Hispánica en Tricio, Camprovín, Bezares, Arenzana de Arriba, Baños de Río Tobía, Bobadilla y Manjarrés, todos ellos vinculados con el proceso de romanización en La Rioja.

LA IMPORTANCIA DEL TERRITORIO PARA LA FABRICACIÓN

Estos lugares de producción de alfares se sitúan enclavados entre el río Yalde, el Najerilla, las Sierras de Moncalvillo y el Serradero.

Los centros alfareros se sitúan entorno a el Valle del Najerilla, alrededor de Tricio, actual pueblo de La Rioja. En este territorio prosperó la industria alfarera a causa de las favorables condiciones físicas del terreno como, por ejemplo, suelos arcillosos calcáreos o limosos, abundancia de agua procedentes de los ríos Yalde o Najerilla y madera entre otros.

A la hora de realizar el proceso de fabricación de los alfares también fueron importantes los barrancos como, por ejemplo, el Barranco del Soto a su paso por Camprovín o el Barranco de Valdecea. En esta zona nos encontramos con dos tipos de talleres, por un lado, talleres artesanales de época imperial, que van a ir perdiendo relevancia y, por otro, talleres de formación reciente.

"En este territorio prosperó la industria alfarera a causa de las favorables condiciones físicas del terreno".

Desde el capítulo IV, Las Marcas del Alfarero del libro Los Alfares Romanos Riojanos. Producción y Comercialización, la investigación se basa en el complejo alfarero de Tricio, (Tritivm Magallum).

Este es el centro de producción central del cual dependen otros talleres, que se expanden por los términos municipales de Camprovín, Arenzana de Arriba, Tricio, Arenzana de Abajo, Bezares y Baños de Río Tobía. Por lo tanto, dentro del área hispánica esta urbe se convirtió en una de las más relevantes del mundo romano. Ya que se encuentra en un punto neurálgico para las vías comerciales y, además, es uno de los centros productivos más grandes existentes en la época clásica.

A partir de la crisis imperial del siglo III los centros productores alfareros que van a conseguir perdurar son: el de Arenzana de Abajo y el de Tricio. También, en este momento aparece el de Nájera, que permanecerá hasta el siglo VI. Según datos historiográficos  se han encontrado evidencias arqueológicas de los centros de producción alfareros cercanos a Bezares como el de Camprovín (CAMPVS URBINVS) o el de Arenzana (ARENTIVS) entre otros, pero todavía no existe un estudio que pruebe que pertenecen a dichas épocas.

 

Rutas cercanas

SIGUE EXPLORANDO