El burro

Se trata de un juego que requiere mucha habilidad y una buena forma física. Se necesitaban dos equipos. Se echaba a suertes el equipo que empezaba saltando y el otro equipo que se quedaba para qué les saltaran encima.

Los jugadores y jugadoras, tenían que hacer una fila con una posición determinada, debían agachar sus espaldas formando un ángulo de 90 grados y meter su cabeza entre las piernas del compañero/a de delante, a la vez que agarraban fuertemente las piernas de su compañero/a.

Una vez formada la cadena, el equipo contrario debía saltar encima de ellos, apoyando las manos en la espalda, dejando espacio para que el resto del equipo hiciera lo mismo. Los saltadores tenían que lograr que todos los jugadores se quedasen encima del burro o el mayor número posible para ganar la partida.

Luego se intercambiaban los papeles de los que saltaban y los del burro. Los que más jugadores/jugadoras conseguían encima del burro resultaban ganadores.

Otra versión consistía en empezar un solo niño/a en colocarse en la misma posición que la versión anterior, el siguiente que lo saltaba se colocaba delante de él en la misma posición, y así continuaba la fila hasta que ya no conseguían saltar más lejos o el burro se caía, entonces se decía: "Burro escacharrado".

Para realizar este tradicional juego no hacía falta ningún tipo de material.

Your Content Goes Here

Your Content Goes Here

SIGUE EXPLORANDO