Jóvenes camprovinenses en un campo de berenjeras