Necrópolis y Museo Local

← Volver al ecomuseo
Inicio|Lugares|Necrópolis y Museo Local
Necrópolis y museo local Camprovín

En el mismo lugar que ocupa la ermita del Tajo, excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el año 2005 descubrieron 24 sepulturas de entre los siglos IX y XIII. Algunos de los enterramientos se encuentran por debajo del muro del altar del siglo XII, por lo tanto los enterramientos serán anteriores.

Los enterramientos de lajas son posteriores, dándose en los siglos XII y XIII. En algunos casos se observa una superposición de tumbas.

Ver ubicación →

 

DESCUBRIMIENTO

En el 2005, el Ayuntamiento de Camprovín planeaba la recuperación de la "Casa del Ermitaño", ubicada junto a la ermita de origen románico de Nuestra Señora del Tajo con la intención de transformarla en refugio para los cazadores de la zona. La Comisión de Patrimonio Histórico de la Rioja le comunicó la necesidad de realizar un estudio arqueológico antes de iniciar las obras.

La excavación arqueológica, realizada por Labrys Arqueología, descubrió una necrópolis altomedieval. El yacimiento aumentó considerablemente el valor patrimonial del edificio y del entorno.

LA CASA DEL ERMITAÑO

Durante el proceso de investigación encabezado por la arqueóloga Pilar Iguácel de la Cruz, se encontró documentación en el Archivo Diocesano de Logroño, en el que se hablaba del ermitaño llamado Gregorio Angulo. La propia Pilar nos cuenta que ponía en esos docuementos.

En lo que antiguamente era la casa del ermitaño, que después pasó a ser corraliza y refugio para pastores y cazadores, hoy encontramos el museo local.

 

PROYECTO DE CONSERVACIÓN

Se optó por la conservación de la cubierta y de los muros que cerraban el espacio, abandonando la idea inicial de remozarlos; al mismo tiempo que la identificación de uno de los accesos originarios de la ermita, que permanecía inutilizado en aquel momento, propició su apertura y permitió ganar un foco de luz natural para la estancia.

Como parte del proyecto de investigación y conversación, se elaboró una reconstrucción 3D de estos espacios. Un equipo de paisajistas se ocuparon de la adecuación del entorno e idearon un sistema de regadío para las Encinas centenarias que rodean la ermita, plantaron nuevas especies y diseñaron lugares de descanso.

En las necrópolis medievales el ritual utilizado es la inhumación. El cuerpo se enterraba boca arriba con los brazos cruzados sobre el pecho o el abdomen. Todos los enterramientos presentan la misma orientación, los pies al este y la cabeza al oeste, de este modo el difunto mira hacia la salida del sol, símbolo de resurrección. Las tumbas presentan dos variedades, sin cubierta y con cubierta de lajas, siendo las primeras las más antiguas datan de entre el siglo IX y XI, se trata de excavaciones en roca natural, algunas con forma antropomórfica.

Rutas cercanas

En el paseo de la ermita de La Virgen del Tajo podremos disfrutar de los lugares más emblemáticos de Camprovín, la Iglesia de San Martín, la Ermita de Nuestra Señora del Tajo, la necrópolis medieval, el museo local, la antigua fábrica de embutidos, los calados o una fuente del s. XVI.

Pero no podemos olvidarnos del paisaje caracterizado por el color rojizo de su tierra. En las zonas más altas encontramos bosques de haya, roble y encina, entre los cuales podemos descubrir ejemplares de hasta 700 años. Más abajo contemplamos pastos con variedad de herbáceas, majuelos o escaramujos, también cultivos de viñas, olivos y en menor medida cereal y árboles frutales.

A la tranquilidad de los bosques y pastos, le acompañan los sonidos del agua corriendo, de las aves (picos picapinos, carboneros, arrendajos, mitos....) y de algún lugareño realizando su trabajo en el campo.

SIGUE EXPLORANDO